Téano (Grecia, Siglo VI a. C.)

Teano nació en Crotona, en la antigua Grecia de siglo VI a.C, en el año 546.

Aunque pertenecía a una comunidad muy conservadora, se aceptaban a las mujeres como miembros de la comunidad con los mismos derechos y deberes que los hombres. En la vida de Pitágoras hay un listado de estudiantes de la escuela pitagórica en la que figuran 17 mujeres.

Teano era hija de Milón, un hombre rico que apreciaba el valor de las ciencias y las artes, tanto que fue mecenas de Pitágoras y quiso que su hija se instruyera y aprendiera la ciencia matemática, por lo que la envió como discípula de Pitágoras, en cuanto tuvo la edad adecuada.

En aquella época la mujer estaba marginada de las actividades científicas, pero en la escuela pitagórica de Crotona no existían prejuicios ni discriminaciones y se recibía por igual a hombres que a mujeres. Teano estudió mucho y trabajó con gran dedicación, por lo que, al cabo de algunos años, se convirtió en maestra.

Se casó con Pitágoras, que era mucho mayor que ella (unos 30 años). De hecho, en algunos escritos aparece como hija de Pitágoras. Tuvieron tres hijos, que al pasar los años, trabajarían con ella. A pesar de su maternidad, Teano no dejó la escuela pitagórica.

Se conservan fragmentos de cartas y escritos que prueban que Teano escribió mucho, y eso mismo le atribuye la tradición. Se consideran como suyos varios tratados de Matemáticas, Física, Astronomía y Medicina, por lo que, de muchas maneras, es también una precursora de la investigación científica. También se le atribuyen algunos tratados sobre poliedros regulares y sobre la teoría de la proporción.

Teano, como el resto de los pitagóricos, pensaba que el Universo estaba regido por el Número, ya que en él residía el orden esencial. Todo esto, junto con su búsqueda de la perfección y de la armonía en las formas y las proporciones, la llevó a trabajar en el número áureo.

La academia pitagórica se hizo con el control del gobierno de Crotona, este pueblo entro en cólera, provocó la destrucción de aquella famosísima academia y posteriormente los asesinatos de todos los docentes de ella. La única docente que se salvo de aquella matanza fue Teano. A la muerte de Pitágoras tomó las riendas de la escuela pitagórica con la ayuda de sus hijas Damo, Telauges y Arignote.

 

Advertisements

Deja un comentario