Números… ¡perfectos!

Con origen en el latín perfectus, la palabra perfecto describe a la cosa, organismo o individuo que reúne el más alto nivel posible de excelencia en relación a los demás elementos de su misma especie o naturaleza.

Ahora bien, la noción de perfección tiene un determinado grado de subjetividad pues, en cierto modo, lo completamente perfecto no existe.

Si hablamos de números, un número perfecto es aquél que es igual a la suma de sus divisores, exceptuando él mismo (estos divisores que no incluyen al mismo número son los que se conocen como factores o divisores propios).

Seguir leyendo…

Los números también pueden ser… ¡amigos!

¿Números amigos?

Números amigos

¡Ni que fueran personas!

Pues sí, como ocurre con las personas, hay números que tienen una cierta afinidad. Vamos a ver en qué consiste esa relación de amistad.

Seguir leyendo…

A %d blogueros les gusta esto: