Ecuación de una recta – Ecuación explícita

La ecuación explícita de una recta es una ecuación de la forma:

y = mx + n

Donde:

m es la pendiente de la recta

n es la ordenada en el origen

¿Cómo se obtiene la ecuación de una recta?

Dependiendo de los datos que nos den seguiremos un procedimiento u otro. En el siguiente vídeo vamos a aprender a obtener la ecuación de una recta en distintas situaciones: A partir de la representación gráfica de la recta, a partir de la pendiente de la recta y un punto de la misma, a partir de la ordenada en el origen y un punto de la recta, a partir de dos puntos de la recta (lo veremos utilizando dos métodos diferentes), y a partir de la ecuación general de la recta.

Leer más

Pendiente de una recta

La pendiente de una recta mide la inclinación de la recta.

Es la tangente del ángulo que forma la recta con el eje X, es decir, con la horizontal. Dicho de una forma fácil de entender, nos indica lo que aumenta o disminuye la recta en vertical (en la ordenada o coordenada y) respecto de la variación en horizontal (en la abscisa o coordenada x).

Pero, ¿cómo podemos calcular la pendiente de una recta

En el siguiente vídeo explico con detalle qué es la pendiente de una recta, y cómo podemos calcularla en diferentes casos: A partir de la representación gráfica de la recta, a partir de dos puntos de la recta, a partir de un vector director de la recta, y a partir de la ecuación de la recta.

Leer más

Funciones afines, lineales y constantes

Las funciones afines son funciones de la forma:

y = mx + n

Su representación gráfica es una recta.

En la expresión anterior, m es la pendiente de la recta y n es la ordenada en el origen.

Un ejemplo de función afín sería:

y = 2x + 1

La pendiente es la tangente del ángulo que forma la recta con el eje X. Dicho de otra forma, es lo que aumenta (si la recta es creciente) o disminuye (si la recta es decreciente) la y (en vertical) cuando avanzamos una unidad en las x (en horizontal).

La ordenada en el origen nos indica dónde corta la recta al eje Y (eje vertical), y es la ordenada (coordenada y) del punto de corte de la recta con el eje Y.

Cuando la ordenada en el origen n es cero, la función es de la forma:

y = mx

y es una función lineal.

Su representación gráfica es una recta que pasa por el origen de coordenadas.

Un ejemplo de función lineal es:

y = 3x

Si la pendiente m es cero, la expresión de la función es:

y = n

Para cualquier valor de x el valor de la función es siempre el mismo, y por eso, a este tipo de funciones se las llama funciones constantes.

La gráfica de una función constante es una recta paralela al eje X.

Un ejemplo de función constante es:

y = 3

En el siguiente vídeo vamos a ver con mucho más detalle las funciones afines, las funciones lineales y las funciones constantes. Aprenderemos los conceptos básicos: Pendiente de la recta, ordenada en el origen, a distinguir unas funciones de otras, y a deducir la ecuación de cada función a partir de su gráfica:

Leer más

Abscisa, no abcisa… Se tenía que decir y se dijo

Aunque es bastante común en alumnos (sobre todo al principio) escribir «abcisa», la forma correcta es «abscisa«. Lo cierto es que resulta mucho más sencillo decir abcisa que no abscisa, y de ahí viene probablemente el error, pero no es lo correcto.

Si quieres aprender más sobre los ejes de coordenadas o ejes cartesianos, te invito a que visites la siguiente publicación:

Ejes de coordenadas o ejes cartesianos en el plano

Leer más

Función par y función impar. Estudiar la simetría de una función

Entre los distintos tipos de simetría que pueden presentar algunas funciones, las simetrías que tienen un mayor interés y que son de mayor utilidad a la hora de representar funciones son las de las que conocemos como funciones pares y funciones impares.

Cuando una función f  tiene una simetría axial respecto del eje de ordenadas, eje Y, decimos que es una función par, y en ella se cumple para todo su dominio que:

f(-x) = f(x)

 

Ejemplo de función par.

Sin embargo, cuando una función f  presenta una simetría central respecto del origen de coordenadas, O, decimos que es una función impar, y en ella se cumple para todo su dominio que:

f(-x) = – f(x)

 

Ejemplo de una función impar.

Si sabemos que una función es par o impar, conociendo o teniendo representada una mitad de ella (a un lado u otro del eje de ordenadas) podemos representar directamente la otra mitad.

Por esa razón es muy útil saber estudiar la simetría de una función, es decir, saber determinar de forma analítica a partir de su expresión si una función es par, impar o no presenta ninguno de estos dos tipos de simetría.

Una cosa importante a tener en cuenta es que, salvo en un caso en concreto, una función no puede ser par e impar a la vez. Es decir, si hemos obtenido que es par, no es necesario ya comprobar si es impar, ya que no puede serlo.

¿Y cuál es ese caso concreto de función que es par e impar al mismo tiempo? Vamos a deducirlo.

Si es una función par y también impar, se cumple que:

f(-x) = f(x)

y también que:

f(-x) = – f(x)

Si sustituimos ahora esta última expresión de f(-x) en la anterior, obtenemos que:

– f(x) = f(x)

y pasando todo a un miembro de la igualdad:

f(x) + f(x) =0

2• f(x) = 0

Dividiendo ahora entre 2 en ambos miembros de la igualdad, tenemos que:

f(x) = 0

Es decir, la función f(x) = 0, que coincide con el eje de abscisas o eje X, es par e impar al mismo tiempo, y es simétrica tanto respecto del eje de ordenadas como respecto del origen de coordenadas.

En el siguiente vídeo os hablo un poco más de las funciones pares e impares, y explico a través de varios ejemplos cómo podemos estudiar si una función es par, impar o ninguna de las dos.

Leer más

A %d blogueros les gusta esto: