Raíces o ceros de un polinomio

Las raíces de un polinomio P(x), también conocidas como ceros del polinomio, son los valores de x que hacen que el valor numérico del polinomio sea igual a cero, es decir, las soluciones de la ecuación P(x) = 0.

Calcular las raíces de un polinomio P(x) equivale, por lo tanto, a resolver la ecuación P(x) = 0.

Así, por ejemplo, las raíces del polinomio P(x) = 2x3 + 8x2 – 2x – 8, serán las soluciones de la ecuación:

2x3 + 8x2 – 2x – 8 = 0

Por cierto, en este caso concreto, dichas raíces serían: x = 1, x = -1, x = -4.

Si se sustituye en la expresión del polinomio P(x) cada x que aparece por estos valores, es decir, se calcula el valor numérico del polinomio para x = 1, x = -1, x = -4, se obtiene como resultado cero.

En los dos siguientes vídeos vamos a ver cómo se calculan las raíces de polinomios. Al mismo tiempo estaremos aprendiendo a resolver ecuaciones de grado mayor que 2.

Veremos primero una serie de cosas importantes a tener en cuenta a la hora de intentar calcular las raíces de un polinomio, y también las distintas herramientas matemáticas con las que contamos para hacerlo: Extraer factor común, Regla de Ruffini, Teorema del resto y del factor, resolver ecuaciones de segundo grado

Leer más

Extraer factor común en un polinomio

Si todos los términos de un polinomio tienen factores comunes, se puede expresar el polinomio como el producto de un monomio (factor común) por otro polinomio que resulta de haber extraído ese factor común en cada uno de los términos del polinomio inicial.

A este procedimiento se lo conoce como extraer factor común en un polinomio.

¿Cómo se hace?

Te lo explico todo con detalle y con bastantes ejemplos resueltos en el siguiente vídeo:

Leer más

Regla de Ruffini

La regla de Ruffini se debe al matemático, filósofo y médico italiano Paolo Ruffini (1765-1822), y sirve para dividir un polinomio P(x) cualquiera entre un binomio de la forma x+a o x-a (como, por ejemplo, x+2 , x-1 o x+3).

Se utiliza con frecuencia para factorizar polinomios, que a su vez se emplea para simplificar fracciones algebraicas, para hacer operaciones con fracciones algebraicas, o para resolver ecuaciones, entre otras cosas.

En el siguiente vídeo aprendemos a utilizar la Regla de Ruffini, y hago tres ejemplos explicados paso a paso (el tercero de ellos incluso con fracciones, para que veas que no suponen ninguna dificultad):

Espero que lo hayáis entendido todo muy bien.

Leer más

A %d blogueros les gusta esto: